in

El “Modo Boost” de PS4 Pro pone a prueba a Bloodborne y The Witcher 3

Estos días prácticamente toda la actualidad que rodea a la consola de Sony se centra en una funcionalidad introducida en PlayStation 4 Pro con la beta de la actualización 4.50 para el sistema de la consola.

El denominado modo Boost o Turbo permite mejorar el rendimiento de aquellos juegos que no cuentan con un parche que los adapte al modelo más potente de PS4 gracias al funcionamiento a velocidades de ciclo superiores. De esta manera, muchos juegos lanzados antes de la salida de PS4 Pro obtendrán mejores tasas de frames por segundo y una calidad gráfica superior.

Tras analizar varios títulos anteriormente, ahora es el turno de analizar el rendimiento que ofrece Bloodborne, The Witcher 3, Dark Souls III y Batman: Arkham Knight entre otros. El propio Bloodborne, que ya gozaba de una tasa de frames muy estable, con este modo activado consigue  eliminar las leves caídas de frames. Pero sin duda el juego que más se beneficia de este modo ha sido Oddworld New ‘n’ Tasty que si ha conseguido mejorar en unos 10 fotogramas por segundo.

Recordamos que actualmente la actualización de sistema 4.50 para PS4 se encuentra en fase beta, incluyendo además del mencionado modo turbo, la posibilidad de utilizar discos duros externos para guardar o ejecutar juegos y aplicaciones, fondos de pantalla personalizados y mucho más.