in

Análisis. Judgment para PS5

Judgment se lanzó al mercado hace casi dos años y de nuevo tenemos una oportunidad para conocer una de las historias más valientes de los últimos años, así como la culminación a nivel jugable de una serie de juegos tan únicos que solo cabe compararlos con otras obras del mismo estudio. Es un grandísimo videojuego por sí mismo y se puede disfrutar de forma totalmente aislada de cualquier otro juego y referencia. Si te gustan las buenas historias policíacas, la acción y la cultura japonesa, tienes una cita obligada con el detective Yagami.

Takayuki Yagami tenía por delante una prometedora carrera como abogado, pero hace tres años que abandonó la profesión. ¿El motivo? Una persona a la que consiguió exculpar en un juicio asesinó días después a su propia pareja a sangre fría. En palabras del propio Yagami, unos ojos que no pueden discernir entre el bien y el mal no valen para la abogacía. Así que decidió seguir impartiendo justicia de un modo más flexible, para lo que se hizo detective privado.

Desde su pequeña agencia y su carismático círculo de secundarios, nos tocará resolver unos violentos crímenes que están aterrorizando Kamurocho: una serie de asesinatos de miembros de la yakuza a los que les han arrancado los ojos. ¿Es tan sólo la firma de un psicópata o hay algo más? Poco a poco, a través de multitud de diálogos y cinemáticas, iremos desentrañando uno de los misterios que más enganchado me ha tenido a la consola en años.

Tras una estructura de mundo semi-abierto con misiones principales y secundarias que podemos elegir en todo momento, se esconde una aventura de investigación con mucho más peso en el aspecto detectivesco de la acción del que cabría esperar. En su núcleo, Judgment es un juego de acción arcade puro, con un sistema de combate sencillo y espectacular en el que deberemos alternar entre los estilos de la Grulla y el Tigre (orientados a grupos de enemigos o rivales individuales, respectivamente).

Sin embargo, pasaremos más tiempo hablando con diferentes personajes, interrogándoles, buscando pruebas en escenas del crimen, espiando con drones, siguiendo a sospechosos… No es que estemos ante un nuevo Ace Attorney ni un Sherlock Holmes, pero sí que intenta hacer que nos sintamos como auténticos investigadores de un caso. La búsqueda de pistas es interesante, así como la confrontación con testigos o sospechosos, dando mucha variedad y ritmo a la propuesta.

Los combates comienzan siendo sencillos y con pocas posibilidades, pero a medida que vayamos desbloqueando nuevos combos y habilidades (hay una auténtica barbaridad de ataques que conseguir cumpliendo misiones y combatiendo), las luchas se van tornando más variadas y divertidas, siendo siempre un gustazo pararse a darle una lección a los grupos de matones que nos asaltarán por la ciudad. Además, los combates contra jefes y mini-jefes, así como los QTE que proponen en ciertos momentos, consiguen algunas de las luchas más épicas que recuerdo a los mandos de un videojuego.

El mundo que ofrece Judgment es uno de los más vivos que habrás podido probar. Darse un paseo por las propuestas culinarias de la ciudad (fantástico reflejo de muchos sitios, costumbres y platos reales nipones), o visitar sus salones de recreativos son solo dos de las actividades paralelas a la historia que podemos realizar. Dentro de estos salones encontramos máquinas de juegos retro con auténticas joyas, por ejemplo.

Por no hablar de su propia liga de carreras de drones, así como su personalización; una actividad secundaria que puede reportarnos muchas horas de distracción, así como los laberintos en VR. La cantidad de recursos diferentes que tiene el juego para ofrecer distintios tipos de jugabilidad y experiencias al jugador, relacionándolos con lugares físicos que visitar dentro de Kamurocho, crean la sensación de un mundo compacto y creíble, con la ilusión de que tienes un lugar por el que pasear y divertirte con multitud de opciones.

De camino a estos sitios, es posible que nos encontremos con alguna historia secundaria que involucre a pintorescos personajes. Estas sub-historias van desde lo trágico hasta el mayor de los absurdos, siendo un soplo de aire fresco de la seriedad de la trama principal. Ser el secundario de una película de vampiros o averiguar que hace un estrafalario ninja trepando una fachada se meclarán con encargos que llegarán a nuestra oficina y con la serie trama principal, ofreciendo momentos de todo tipo durante la gran cantidad de horas de contenido que ofrece. También tenemos un sistema de amistad con diferentes personalidades de la zona, con su propia rama de misiones y premios.

La principal característica que ofrece esta nueva versión para PS5, nunca mejor dicho, entra por los ojos. Judgment en consolas de nueva generación exhibe un remozado apartado gráfico, así como unos 60 FPS estables que lo dotan de una fluidez que le sienta de maravilla; pasearse por Kamuroho en esta versión es una delicia. Los personajes muestran unas facciones más detalladas, y aspectos como la ropa o ciertas texturas lucen mucho mejor que antes.

Sin embargo, a criterio personal, el look más realista con el que han querido dotar al juego le ha hecho perder aspectos que quedaban mejor en el original, como ciertas elecciones en la iluminación y el sombreado de ciertas escenas. El juego se ve objetivamente mejor, pero la anterior versión tenía una personalidad más definida que iba acorde con el tono del título, y que le ha hecho perder (siempre desde la más absoluta subjetividad) algo de personalidad. Aún así no cabe duda de que estamos ante un juego sobresaliente a nivel técnico. Una mejora importante son los tiempos de carga, prácticamente inexistentes.

Si nunca habéis probado un juego del Ryu Ga Gotoku Studio, o un juego de la serie Yakuza, y os interesa mínimamente lo que he comentado, dadle una oportunidad. Viene a precio reducido, está subtitulado al castellano a la perfección y os garantizo algo que es una bendición en los tiempos que corren: nunca habéis jugado a nada igual.

Si sois fans de las aventuras de Kiryu Kazuma, o incluso si no os llegaron a convencer, aquí tenéis motivos de sobra para adentraros en Judgment sin miedo, pero eso sí, se cambia gran parte de la acción por una serie de mecánicas orientadas a la investigación inéditas en el resto de obras del estudio, y poco frecuentes en el medio. Se trata de una experiencia única, diferente tanto del resto de juegos de su estudio como del resto de títulos del panorama actual.

VALORACIÓN: 9,0