in

Análisis de Call of Duty: Modern Warfare para PS4

Call of Duty 4: Modern Warfare es considerado popularmente como uno de los mejores shooters de todos los tiempos. El juego fue un paso innovador que tomó la industria por sorpresa y moldeó los juegos de acción por generaciones. Su gran presentación, historia y modo multijugador hicieron a la franquicia el mega hit que es hoy. Ahora, Call of Duty: Modern Warfare es un intento de regresar a tan gloriosa época.

Han pasado 12 años y Activision ya ha intentado regresar a la serie Modern Wafare con Call of Duty: Modern Warfare Remastered, pero su mala implementación hizo que el juego fuera un absoluto fracaso. Esto dejó al publicista con la única opción de crear una nueva entrega en la forma de un reboot. Call of Duty: Modern Warfare nos mostrará el mundo del 2019 y las guerras que vivimos hoy día.

Cuando Call of Duty 4: MW salió a la venta, vivíamos en un mundo muy diferente. La guerra en Afganistán estaba en su auge y nos encontramos con un Estados Unidos que esta más dispuesto a vengar que a perdonar. Todo este clima político, se encuentra integrado en la trama del juego y sus diferentes “twists” formaron un mensaje de reflexión de nuestra búsqueda por justicia.

Call of Duty: Modern Warfare nos lleva directo a las consecuencias de esas acciones. Pasamos de Afganistán a Siria y Gaza. El círculo terrorista del juego ha pasado de ser Al-Qaeda a Isis. La guerra se ha esparcido de las afueras de la zona de combate a las calles del mundo libre. Vamos a ver muchos escenarios que hacen referencia a lo que hemos visto ya en las noticias. El juego nos trata de mostrar los horrores que vivimos hoy día y una puerta en lo que sus víctimas sufrieron.

El problema que tiene Call of Duty: Modern Warfare es que el juego trata de mostrarte momentos perturbantes, pero sin darte algún control sobre los eventos. La historia trata de hacerte sentir mal por las acciones tomadas en el juego, pero es difícil conectar con esos momentos cuando sabes que todo está arreglado y no hay forma de encontrar otra solución.

Pero lo realmente importante es que el juego se mantiene emocionante de principio a fin. La campaña te llevará unas 8 horas de escenarios variados y bien trabajados. Nunca harás mucho de lo mismo y el juego no tiene una sección de torretas a la vista. Es una campaña bien realizada y divertida.

Uno de los cambios más grandes en Call of Duty: Modern Warfare es, quizás, el más polémico. El modo de juego y sus mecánicas han abandonado la velocidad “arcade” del juego por uno más táctico. Los movimientos son más lentos, los pasos son más fuertes, el disparo desde cubierta es más poderoso y los mapas están llenos de ventanas y esquinas de donde disparar.

El juego sufre de una colisión de reglas y modos que no satisfacen en muchos casos. El juego base que es duelo por equipos sufre de “campeo” extremo. Debido a que los mapas son relativamente grandes como un Call of Duty normal, pero ser táctico requiere no moverte y esperar tu oportunidad, lo cual es frustrante porque el juego no se comunica con las reglas del juego. Otros modos como DominationSearch and Destroy o Headquarters, tiene mucha mejor sinergia con el acercamiento táctico. Los jugadores de la saga, que han venido con expectativas preconcebidas de qué esperar de un juego en esta entrada, definitivamente se encontraran frustrados y confundidos.

Los mapas suelen ser demasiado abiertos y grandes para lo que pide el modo de batalla. Algunos también tienen demasiados puntos defendibles, que hacen “campear” el juego sea demasiado fácil.

Si hay algo a lo que Call of Duty: Modern Warfare quiere ponerse al día es al mundo de los esports. Ahora, el juego viene con un nuevo modo 2 vs 2. Un nuevo modo pensado exclusivamente para ser competitivo. Gunfight te pone a ti y a un compañero con una lista de armas pre-elegidas. viene con su lista de mapas exclusivos y se nota que este era el modo para el que el juego fue desarrollado.

Es hasta ahora uno de los modos más entretenidos del juego. El juego termina tan rápido como comienza. Tu equipo debe ser bueno con una gran variedad de armas, para poder sobrevivir el juego. Es bueno poder jugar el juego, sin que algo te dispare de unas de las 300 ventanas abiertas en el mapa.

También, el nuevo gran cambio que tiene Call of Duty: Modern Warfare es el rediseño de su modo Ground War, el cual fue cambiado de un modo de más jugadores a una batalla campal gigantesca. El modo es una batalla de 64 jugadores, llena de tanques, helicópteros y mapas masivos.

No hay muchas opciones de cooperar con tu equipo que no sea dispararle al otro bando. No hay destrucción de edificios o formas de avisar por dónde el enemigo ataca. No hay habilidades para revivir amigos o reforzar puntos de pelea. Es la versión más básica de Battlefield que existe en este momento.

Call of Duty: Modern Warfare es una bestia parda en cuanto a potencia gráfica, aunque una bestia que a veces renquea y le cuesta coger ritmo. En general el juego es precioso, las armas son impresionantes y los efectos muy vistosos, pero por desgracia he podido experimentar algunos fallos que me han hecho fruncir el ceño más de una vez. Como elementos muy destacables encontramos por encima de todo la iluminación y los efectos de partículas. Estos crean atmósferas completamente distintas para cada fase del juego, haciendo que el propio entorno y situación climática nos hable de donde estamos y de la sensación que nos quiere transmitir.

En el sonido, el trabajo que ha realizado Infinity Ward es, sencillamente, sobresaliente, con una calidad en el audio de las armas, las explosiones, los sonidos de recarga, las pisadas y todo tipo de audio que hacen que el juego nos sumerja totalmente en el conflicto bélico, dándonos una sensación total de guerra. El sonido juega un papel fundamental en todos los apartados del juego incluido el multijugador. El doblaje al castellano porque todos los personajes están bien.

En definitiva, Call of Duty Modern Warfare es una entrega que arriesga con muchos cambios, y la mayoría salen más que bien. Por un lado tenemos una campaña intensa, cinematográfica y con suficiente variedad para disfrutarla de principio a fin. No deja indiferente. Por otro, hay una voluntad de ruptura en el multijugador. La variedad y personalización de armas es uno de sus aciertos, aunque los más puristas echarán en falta mapas de tamaño más reducido.

NOTA: 9.0